Category Archives: Opinión

Salarios y despidos contrarreloj

  El tiempo corre en contra de los trabajadores que, en las circunstancias actuales, se ven avocados a aceptar por miedo las condiciones precarias impuestas por sus jefes. Y digo que el tiempo corre por que hay plazos limitados para que el trabajador pueda reclamar lo que es suyo y desde aquí quiero hacer una puntualización respecto a este tema en los apartados que son más recurrentes a priori.

  En primer lugar el tema del pago de los salarios. Actualmente se producen muchos retrasos en el pago de los salarios, muchas veces por causas no imputables a los empresarios, pero sin duda, el que no tiene la culpa es el trabajador, que debe seguir pagando las facturas. En este punto se debe ser escrupuloso y pedir el pago de los salarios en el momento debido y respecto al tiempo hay que tener presente que tenemos sólo 1 año para pedir los salarios impagados, por lo que no podemos dejar el tiempo pasar alegremente. Se da la situación que a veces se intenta dar largas y esperanzas vanas para hacer transcurrir el plazo de caducidad y, lamentablemente, una vez traspasado el umbral del año no hay marcha atrás, esos salarios estarán perdidos. Además hay que tener en cuenta el hecho de que el no pagar al empleado o tener faltas reiteradas en el cumplimiento del plazo de pago de los salarios, es causa justa para el trabajador de pedir la rescisión del contrato y no por ello se perderá el derecho a cobrar el paro. Y según establece el artículo 50 de ET, la indemnización que corresponde al trabajador en este caso sería la de un despido improcedente, con lo que ello conlleva en el aumento de la misma.

  En segundo lugar el despido. En este caso el plazo para interponer la demanda se reduce considerablemente y pasa a ser de tan sólo 20 días, y al igual que el plazo anterior, estamos hablando de caducidad, por lo que es improrrogable. Hay que estar muy atento respecto al tiempo y ponerse cuanto antes manos a la obra para preparar la demanda, ya sea uno mismo o poniéndose en manos de un profesional. Es imprescindible, por lo que decimos, que se actúe con celeridad, no se deje pasar el tiempo y por su puesto que no se deje uno engañar con falsas promesas de un trabajo futuro que puede o no llegar, pero, sin duda, lo que no llegará más serán las posibilidades de demandar por su derecho.

Miércoles 20N

  El próximo Jueves día 20 de noviembre habrá concentraciones de juristas en los principales juzgados de España, convocados por el Consejo General de la Abogacía Española. Espero, sinceramente, que seamos muchos los que nos concentremos y apoyemos la manifestación, quiero creer que lleguemos a ser tantos que tengan que escucharnos. Al inicio de este párrafo he dicho que serán juristas los que se manifestarán y lo he hecho a propósito, no sólo seremos abogados, si no que espero que se unan a nosotros los procuradores, jueces, secretarios y demás operadores del derecho, todos unidos contra la injusticia y la desfachatez de un Gobierno que quiere abofetearnos impunemente y que encima callemos, no sólo eso, quiere que pongamos la otra mejilla pidiendo más. Pues de eso nada.

  Empiezo de nuevo…

  “El próximo Jueves día 20 de noviembre habrá concentraciones de ciudadanos en los principales juzgados de España, […]” así es como realmente me gustaría que empezara este artículo, es más, así debería de empezar y así debería de ser porque los que se manifiesten debiéramos ser todos los ciudadanos, no sólo los que trabajan en algo relacionado con la justicia o el derecho, si no todos las personas, por que se nos ha quitado el derecho a acceder a la Justicia en igualdad de condiciones para defender nuestros Derechos, es así de claro y tajante: ya no somos iguales ante la ley, si es que alguna vez lo habíamos sido. En fin, nuestra labor es, de aquí al 20N, hablar al ciudadano, convencerlo de que apoye la iniciativa que vengan a la manifestación. Que no digan al día siguiente que “es algo de juristas”, no, sino que son los ciudadanos en la calle luchando por sus derechos, de eso es de lo que se tendría que hablar el 21 de noviembre en los periódicos, de personas junto a personas que luchan por una causa común.

Manuel González Rojas
Abogado

Espabilar o morir

  Hace unos días tuvimos la oportunidad de asistir a una conferencia oficiada por el Ilustre Colegio de Abogados de Sevilla, sobre las nuevas tecnologías y el consumidor de servicios legales, impartida por el abogado Jordi Estalella. Para quién no sepa quién es, quizás sí les suene el libro “El abogado eficaz” del que es autor, además de ser tuitero seguido por un servidor y muchas otras cosas que refleja en su blog. En este libro se habla de como potenciar las habilidades del abogado y como hacer un buen uso de las habilidades de comunicación. No he tenido el gusto de leerlo todavía, pero sin duda caerá pronto en mis manos y os informaré puntualmente de mis impresiones. A lo que iba…

  En la conferencia se habló de muchas cosas, pero en síntesis podríamos hablar de tres bloques, al menos así lo vi yo. Un primer bloque en el que se comentó acerca de la posición del abogado hace unos años, un segundo en la que se desveló como irreconocible nuestra posición actual, y un tercero en la que se daban pautas para aceptar el cambio sustancial y aprovechar ese cambio a nuestro favor, como no se cansó de insistir nuestro orador, había que ver todo con el prisma de la oportunidad y no como un escollo insalvable. Aunque he de reconocer que me uní al clamor general al pronunciar que “sí, tenía puestas las gafas de la oportunidad y que intentaría verlo todo por el lado positivo”, me sentí un poco alicaído, incluso molesto con las conclusiones finales de la conferencia. Ahora me explicaré.

  En primer lugar decir que a lo que asistimos no fue propiamente una conferencia, sino que en muchos aspectos me recordaba más a un monólogo, entiéndase, por lo entretenido y participativo en la forma. Jordi, si me permite el tuteo, inició su conferencia de forma muy explosiva, casi daba miedo. Comenzó preguntando a la gente y haciendo que participáramos todos desde el primer momento, ganándose al público y haciendo que estos prestaran atención. Sobre este primer bloque se comentó que el abogado, anteriormente tenía una posición de privilegio, en el sentido de que era él sólo el que ostentaba el conocimiento de todo, unido a la percepción de exclusividad que tenían los cliente, perdón, consumidor de servicios jurídicos, como le gusta decir a él.

  En segunda instancia se habló de la posición actual del abogado respecto del consumidor y de cómo, internet, los móviles, tablets y demás elementos electrónicos han hecho que cambie la percepción por completo. Por ejemplo se nombraba la percepción en cuanto al número, antes sólo se conocía al abogado por el boca a boca, por recomendación o por los carteles que se tenían en los portales anunciando el bufete. Hoy en día es mucho más dinámico todo y, aunque se sigue usando el boca a boca, internet es la fuente de conocimiento que más se usa a la hora de buscar cualquier servicio, nosotros no somos especiales, también entramos en esta dinámica.

  Es por ello, y entramos en el tercer bloque, que debemos adaptarnos a las nuevas tecnologías, a este nueva percepción del consumidor, donde antes bastaba con tener una placa decente y repartir algunas tarjetas, hoy en día hay que usar los medios informáticos para poder llegar y, quizás lo más importante, saber transmitir confianza y profesionalidad ya incluso antes de tener la primera entrevista con el cliente. Por que de eso es lo que iba la conferencia, a mi entender, de saber llegar al cliente y convencerlo de que nos debe elegir mucho antes de tenerlo cara a cara, lo que antes se conseguía con un gran escritorio y unas paredes llenas de libros, hoy se consigue con una web interesante y un flujo constante de información. Pero siempre dejando claro que aún convivían los dos aspectos, el digital o tecnológico, con el de toda la vida, presencial, siendo la tendencia al alza en el primer caso y a la baja en el segundo. En definitiva, ha cambiado la forma en la que se ve al abogado, aunque también ha cambiado el tipo de cliente y debemos adaptarnos.

  Mi opinión personal respecto a la conferencia: muy educativa y entretenida, la verdad es que son de estas cosas que, aunque sabe que están ahí, no se para uno a meditarlas ni a pensarlas hasta que alguien te las dice a la cara. Por lo que, desde luego, a mi me ha servido para abrir los ojos ante el cambio que se está produciendo y para darle vueltas a la cabeza pensando como hacerlo cada día mejor. Antes comenté que salí de la conferencia algo alicaído, casi molesto, pues sí, pero como dije también antes, no por la conferencia en si, si no por el resultado: alteración de la realidad percibida. Yo que creía que todo lo hacía bien… parece que me queda aún mucho por andar, muchas cosas que replantearme y que mejorar. Esto es bueno, sin duda, así que bien, bien por Jordi Estalella por darnos en la conferencia una “guantá sin manos” que nos haga “espabilar o morir”.

                        Manuel González Rojas
Abogado